POUR LA MEMOIRE
                               
www.silenciadas.com   : hablar de las mujeres en la guerrilla , en el monte , en le guerra con Aurora .

http://www.fosacomun.com/

Breve historia de la Fosa Común de Oviedo
 

La evolución de los movimientos políticos en Asturias parece estar condenada al mes de Octubre: si en Octubre de 1934 la Revolución hizo tambalearse los cimientos más sólidos del poder, en Octubre de 1937 comenzó el más vergonzoso episodio de la guerra civil y la represión franquista en Oviedo, que a su vez terminaría en otro Octubre, el de 1952: la inhumación sistemática en una gran fosa común de unos 1.316 cadáveres identificados de combatientes republicanos o simplemente hombres y mujeres de izquierdas, ejecutados tras consejos de guerra que no eran sino meras representaciones teatrales. Identificados unos, porque más de un centenar de personas acabaron en la fosa sin tan siquiera conocerse su identidad. En ese apartado de sus archivos se puede aún leer "procedente de la cárcel" o "paisanos rojos". Era bastante.

La fosa común de Oviedo está emplazada el cementerio civil, que durante décadas estuvo separado del católico por fuertes muros de piedra. Solo en 1970 se derribó la mayor parte de esa separación vergonzosa, quedando ambos cementerios comunicados.  La fosa, de 21 metros de largo por 12 de ancho, mantiene en secreto su profundidad, pero no así el número de los allí enterrados, una cifra que hace pensar en una excavación realmente profunda. En esa profundidad yace el espíritu de aquélla Asturias que sufrió en sus carnes la más despiadada persecución por su abanderamiento de ideales revolucionarios. De los allí enterrados, muchos fueron transportados con vida al exterior del cementerio, y asesinados allí mismo, en un emplazamiento mirando a la sierra del Aramo; un lugar por lo general ignorado, pero nunca olvidado por quienes vivieron marcados por la tragedia, ni por sus descendientes. Las flores que los familiares dejaban en ese lugar de ejecución eran con frecuencia pateadas y pisoteadas por oficiales a caballo. Los que tenían la desgracia de no morir en el mismo fusilamiento eran enterrados moribundos, sin tiro de gracia, cubiertos de cal viva y a menudo quedando al aire miembros que eran comidos por los perros y los cuervos. Los gritos de dolor de los desgraciados que aún no habían muerto podían ser escuchados por quienes vivían en las cercanías.

Otros habían sido secuestrados, paseados y ejecutados en otros lugares, transportados sus cadáveres en camiones, dejando restos de su sangre por las calles de Oviedo, y llevados a la fosa para cerrar episodios oscuros y a menudo anónimos. Y lo que está claro es que no todas las víctimas de la represión fascista en Oviedo están en la fosa: muchos fueron los que desaparecieron y murieron de forma extraoficial, siendo "paseados" y asesinados tanto por civiles como por militares, sin dejar constancia escrita y con flagrante impunidad y complicidad de las autoridades, ya terminada la guerra. 

No todos los combatientes republicanos "oficialmente" asesinados fueron a parar a la fosa, ya que a los que confesaban y comulgaban antes de su ejecución se les adjudicaba un nicho en el cementerio católico. El total oficial de republicanos o izquierdistas asesinados en Oviedo o cercanías desde 1937 hasta 1952, sumando los más de 200 "arrepentidos" asciende a más de 1.600 personas. Existen además hasta doce sepulturas individuales junto a la fosa común, de víctimas ejecutadas entre 1948 y 1952. A su vez varios cuerpos fueron extraídos de la fosa a petición de sus familiares para su pertinente traslado, y por otra parte, hay en la fosa cuerpos inhumados que no tuvieron nada que ver con la República y la defensa de sus ideales, y que sin embargo terminaron en el mismo lugar: militares del bando nacional fusilados por rebelión o agresiones a superiores, o simplemente civiles acusados de atraco a mano armada o asesinato. Todos estos datos nos indican que ni son todos los que están, ni están todos los que son. 

Desde el momento en que la fosa comenzó a acoger cuerpos, comenzó también el juego trágico de los familiares  que querían visitar con dolor la tumba de sus seres queridos, al tener que esquivar la presencia de la Guardia Civil que vigilaba su acceso y convertía la honra a los muertos de izquierdas en algo clandestino. Prohibido acercarse a la fosa, prohibido llorar, prohibido tener memoria. Incluso las flores debían ser arrojadas desde el exterior, al estar siempre cerrada la puerta del cementerio civil. Viudas que tenían allí enterrados al marido, a los hijos o a todos, eran repelidas violentamente por la Benemérita. Solo el tiempo consiguió aplacar los odios de las autoridades franquistas de Oviedo, que poco a poco empezaron a permitir las visitas a la fosa. Poco a poco empezaban a permitir recordar.

Así, en 1967, familiares de los allí enterrados, en un alarde de valor dados los tiempos que corrían, solicitaron la construcción de un cerco de piedra como el que hoy día delimita la fosa; negada rotundamente la ayuda municipal, llegaron a publicar en la prensa un anuncio de la apertura de una cuenta corriente a tal efecto. No era poco, conseguir que el recinto tuviese unos límites reconocidos y separados del resto del cementerio civil; era tanto como rendir el primer homenaje a los allí sepultados, en plena dictadura. Ni que decir tiene que la respuesta fue tajantemente negativa por parte del Gobierno Civil, que automáticamente ordenó cancelar dicha cuenta. Con todo, el gesto de valentía merece ser recordado, y ahí está hoy día el cerco de piedra para dar fe de la constancia y de la memoria.

Ya en democracia, en vísperas del día de la Republica de 1986, se inauguró el monumento que actualmente domina el escenario de la fosa desde el centro de la misma, y que puede verse en la fotografía de la izquierda: un monumento dedicado a los Defensores de la República y del Frente Popular en Asturias. Antes del acto, algún franquista tan ruin y cobarde como esquizofrénico se entretuvo en embadurnar de verde la inscripción que los familiares de los fallecidos pusieron al pie de la fosa en memoria de todos, pero la vida y la historia no se detienen, y hechos así solo deben verse como anécdotas de la intransigencia. 

El último y más importante homenaje a los asesinados se llevó a cabo el Día de la República de 2001: gracias al trabajo y el tesón de la Junta Directiva de la Asociación de Familiares y Amigos de la Fosa Común, se instalaron enormes placas de mármol en los muros que rodean la fosa, placas que contienen los nombres, edades y procedencia de todos los allí sepultados de los que se tiene conocimiento oficial, y que están ahí por haber defendido ideales de República y Libertad. Una iniciativa emocionante, digna de elogio y que por fin restituye el honor y la memoria de todos los que murieron por defender sus ideas frente al fanatismo ciego. Más información y fotografías AQUÍ.

El presente y futuro de la fosa de Oviedo pasa por dos fechas al año en los que esta gran tumba se llena de vida y de color: el día de los difuntos y -¡cómo no!- cada 14 de Abril, Día de la República. En ambos días los familiares y amigos de los allí sepultados rinden homenaje y demuestran su fidelidad hasta el fín, cubriendo la fosa de incontables ramos de flores y desplegando al aire banderas tricolor de aquella República Española que creía en la democracia y en la libertad y que fue asesinada por el fascismo. Aún hoy, pasado más de medio siglo, la memoria permanece viva en todos nosotros, y no dejaremos que el tiempo se lleve los recuerdos. Alguno puede perdonar, incluso pasar página, pero nunca debemos olvidar. 

En conclusión, en la fosa común del cementerio de  Oviedo yacen los cuerpos de hombres, mujeres, jóvenes y mayores, asesinados todos en distintos lugares de la capital asturiana y sus alrededores, en la guerra y en la represión fascista de la post-guerra. La fosa denuncia la mayor vergüenza que puede sentir un pueblo: la de la guerra civil, y su sola presencia basta para que siempre lo recordemos. Al fin y al cabo, se dice que el pueblo que olvida su historia está obligado a repetirla.






 
Créé avec Créer un site
Créer un site gratuitement