POUR LA MEMOIRE
                               
El otro gran frente de lucha de Asturias en 1934 estuvo en lo que se llamó la "batalla de Campomanes"....aunque, en realidad, Campomanes estuvo casi siempre en manos de las tropas del Gobierno......
En realidad, sería la "batalla de Vega del Rey..."que fué donde estuvo la lucha..


LA BATALLA DE CAMPOMANES:

La salida hacia León no figuraba en un principio entre los objetivos inmediatos de los revolucionarios, pero una vez triunfante la revolución en las cuencas y estando relativamente seguros de la toma de Oviedo, la conexión con León, donde había un elevado número de mineros, se planteó como una alternativa. Sería Arturo Vázquez el que decidió mandar fuerzas hacia allí, para intentar el enlace tanto con los revolucionarios de León como con elementos simpatizantes de la base aérea. Si triunfaban en León, la revolución, imparable, se extendería hacia Madrid.
EL GRUPO DEL TENIENTE HALCON
En León se recibió la llamada de la telefonista del ayuntamiento de Pola de Lena, Srta. Hevia, la cual, comunicó la caída del puesto de la Guardia Civil de Pola de Lena, la presencia de gente armada en el ayuntamiento y la proclamación de la Revolución. Ante la imposibilidad de establecer contacto con Oviedo, el Gobernador Civil de León pidió al comandante de la Guardia Civil que enviara a alguien “a ver que ocurría”. Fue designado el teniente Halcón, con dieciocho hombres, tres conductores, un coche ligero y un autocar. Como armamento extraordinario, una ametralladora.
Sobre la marcha incorporó al personal de los distintos puestos de León por los que pasaba,llegando a los 35 hombres...
Intentó llegar al pueblo de Campomanes. Los revolucionarios acababan de tomar allí el cuartel de la Guardia Civil. A 200 m del pueblo, desplegó a sus hombres en dos columnas, una a cada lado de la carretera, pero los revolucionarios, que ya sabían de su llegada, le estaban esperando. Se generalizó el combate. El grupo de Halcón, con veintiún hombres, se refugió en una fábrica al lado de la carretera. El otro grupo se colocó en una situación más favorable al otro lado de la carretera. La ametralladora no funcionó, y la dinamita empezó a caer sobre ambos grupos. Pero al mismo tiempo, la situación de ambos grupos hacía que mantuviensen batida la carretera, impidiendo el paso de los vehículos. El grupo de Halcón, más concentrado dentro de la pequeña fábrica, sufrió en mayor medida las explosiones de dinamita. Al caer la noche del día 5, murió Halcón cuando ya sólo quedaban siete guardias útiles. El resto de los guardias, amparados en la noche, consiguieron unirse con los del otro lado, internarse en el monte,e intentar volver hacia pajares, al mando del sargento Mansilla. La acción de este grupo consiguió parar durante unas horas a los grupos revolucionarios y evitar que pasaran a León en las primeras horas de desconcierto. Diez muertos y diez heridos, de un total de 35 hombres, fue el balance de pérdidas de este grupo. El teniente Halcón recibiría la Laureada de San Fernando a título póstumo.



Según transcurre el día 5, y como las noticias eran cada vez peores, se ordenó desde el Ministerio la salida al anochecer del mismo día 5 de un Batallón del Regimiento 36 de León, al mando del teniente coronel Recas y del Batallón Ciclista de Palencia.
Al amanecer del día 6 llegó también a León, por orden del Ministro, el general De la Cerda, jefe de la 8ª División radicada en la Coruña. A ella pertenecían las fuerzas de León. Ejercería el mando principal de las fuerzas sur-norte, hasta que estas contactasen con el general López Ochoa. El general de la Cerda intentaría organizar y enviar el mayor número de tropas posible, solicitándolas al Ministro (En León, las escasas que tenía le eran completamente necesarias) y sobre todo, intentaría hacer llegar ayuda de todo tipo a los cercados en Campomanes, consciente, , de la cortedad de equipamientos, comida y municiones con que habían partido.
Al amanecer del sábado día 6 las fuerzas del Regimiento 36 coronaron Pajares, donde les recibieron los exhaustos supervivientes del grupo de Halcón, mandados por el sargento Mansilla. Les expusieron la extrema gravedad de la situación y se unieron a ellos, para intentar guiarlos y evitar que cayesen en otra emboscada. Más abajo empezaron a hostilizarlos, no pudiendo entrar hasta el mediodía en Campomanes, que estaba desierto. Llegó en ese momento el general de brigada Carlos Bosch, Comandante Militar de León y jefe de la 16 Brigada, que ante la gravedad de los informes y la llegada de su superior, el general de La Cerda, decidió acudir personalmente, con una sección .
Aunque había tiroteos esporádicos, la situación no parecía excesivamente grave. Decidió continuar adelante, dejando una compañía en Campomanes.
Pero el jefe revolucionario de ese sector era un comunista con fama de disidente y de “ir por libre” llamado Manuel Grossi, que tenía un alto espíritu de lucha y una gran capacidad de decisión. Había decidido esperarlos unos tres km. más adelante, a la entrada de Vega del Rey. La carretera discurría por el mismo lugar, (el único factible), por donde hoy discurre la autovía de entrada a Asturias: Por el fondo del estrecho valle del río Caudal. Sobre las 15 h. fueron detenidos por fuego de ametralladora, que inutilizó los vehículos. El general Bosch ordenó saltar y desplegar para limpiar las laderas. La decisión fue nefasta. La posición dominante de los revolucionarios les causó más de 60 bajas (entre ellas dos de sus capitanes). Hubieron de refugiarse en el pueblo y emprender una defensa desesperada. Al anochecer recibieron el refuerzo del Batallón Ciclista de Palencia que llegaba a marchas forzadas al mando del comandante Baldomero Rojo, con una sección de Transmisiones del Pardo al mando del entonces teniente Manuel Díez-Alegría. Entraron en Vega de Rey, pero ya no pudieron moverse. En la pequeña aldea había 350 hombres con numerosos heridos. No tenían medicinas ni comida. Se intentaron varios asaltos a la cercana ermita de Santa Cristina de Lena , desde donde Grossi dirigía el ataque, pero todos fracasaron. La moral decayó.

Al amanecer del domingo 7, Bosch perdió el contacto con Campomanes. Se dio cuenta que había caído en una trampa y se aprestó a resistir hasta la llegada de refuerzos. La noticia de que había “un General” copado, hizo que muchos grupos acudieran de las cercanas poblaciones del valle del Caudal para participar en el triunfo.
El mismo domingo, al amanecer, llegó un Grupo de Artillería Ligera del Regimiento 14, de Valladolid, al mando del comandante Moyano. No pudieron pasar con sus piezas, hostigados por todas partes. Las instaló en las alturas de Puente de Los Fierros. Desde allí bombardeó la ermita de Santa Cristina (que sufriría importantísimos daños) y sus alrededores. En la tarde del domingo 7, auxiliado por la sección del Regimiento 12, consiguió meter dos de sus piezas en las afueras de Vega del Rey e iniciar el fuego, pero hubieron de retirarse con numerosas bajas (entre ellas, él mismo, herido).
El lunes 8 transcurrió en los mismos términos, consiguiendo mantener la posición. Grossi recurrió al teniente Torrens, que accedió a interceder ante el general Bosch. El martes 9, envió una larga carta a su antiguo superior del Batallón Ciclista de Palencia, comandante Rojo, instándole en los términos más amables y amistosos a la rendición (18). La negativa de Bosch fue rotunda. A partir de ese momento la lucha se intensificará en esa zona (artillería, trenes blindados, aviación). Los revolucionarios hicieron gala una vez más de una gran inventiva. Ante la falta de espoletas, que hacía que los disparos artilleros se estrellaran contra las construcciones de piedra, construyeron una “catapulta” para lanzar paquetes de dinamita. También se emplearon “burros dinamiteros”, cargados de explosivos. En vez de dirigirse al interior del pueblo, los burros buscaron su cuadra en las afueras….desapareciendo en la explosión. El poema de Rafael Alberti “El burro dinamitero” está inspirado en este hecho
.

                                          

Mi tio-abuelo Constantino , 19 años vice-presidente de la Juventud Socialista de La Moral , fue matado durante esta Batalla . Quedò enterrado alli , en alguna parte en Campomanes . Estamos buscando y intentando hacer poner una placa para rendirle homenaje. Quisiéramos encontrar familiares de otras personas heridas o matadas también en esta época en Campomanes . Si alguién tiene informaciones puede contactarme aqui . Muchas gracias .


 


EL FRENTE POPULAR


La coalición de izquierdas

El Frente Popular de España, coalición política de republicanos de izquierda, socialistas y comunistas formada en 1935, ganó las elecciones celebradas el 16 de febrero de 1936. La formaban el PSOE, el partido comunista PCE, los marxistas del POUM,[cita requerida] además de los partidos republicanos Izquierda Republicana (IR) de Manuel Azaña y la Unión Republicana (UR) de Diego Martínez Barrio. El pacto además estaba apoyado por los nacionalistas republicanos catalanes como ERC, que en Cataluña se integraba en la coalición Front d'Esquerres de Catalunya, a la cual apoyaba el Frente Popular allí. El 2 de junio de 1935 en el Monumental Cinema de Madrid en la calle Atocha se funda la coalición.1

En Valencia, la coalición equivalente ideológicamente al Frente Popular, también se llamó Front d'Esquerres, con una composición similar al del Frente Popular del resto de España. Los anarcosindicalistas de la CNT, aunque no formaba parte del Frente, no se mostraron beligerantes con él, obteniendo muchos votos anarquistas (los cuales, tradicionalmente, no votaban). Incluso el sector mas moderado de la CNT, liderados por Ángel Pestaña, formó un partido político anarquista, el Partido Sindicalista, que consiguió dos diputados, dentro del Frente Popular. No obstante, muchos anarquistas que luego combatirían por el bando republicano, en las elecciones pidieron la abstención.

No formó grupo parlamentario sino que se articuló en diversas minorías parlamentarias correspondientes a cada uno de sus integrantes, ni formó gobierno como tal, ya que este estuvo compuesto, hasta bien entrada la Guerra Civil, únicamente por partidos republicanos, bajo la presidencia, sucesivamente, de Manuel Azaña (que dejó la presidencia del Consejo para hacerse cargo de la República en mayo de 1936), Santiago Casares Quiroga y José Giral. Con la constitución del primer gobierno de Largo Caballero, y hasta el final de la Guerra, los gobiernos de la República estuvieron integrados por representantes de los principales partidos del Frente Popular y del Front d'Esquerres, así como, en diversos periodos, de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), y del Partido Nacionalista Vasco (PNV).

La coalición entre socialistas, comunistas y republicanos de izquierda tenía un programa reformista, como la defensa de las reformas sociales del primer gobierno de 1931, que estaban siendo paralizadas o eliminadas por el posterior gobierno conservador. También surgía como respuesta para pedir la liberación de los detenidos y sometidos a proceso por responsabilidades en los hechos ocurridos durante la Revolución de Asturias en 1934 y ante el avance en Europa del fascismo de Hitler o Mussolini. En ese momento también en el vecino país de Francia gobernaba el Frente Popular Francés.

Resultado de las elecciones

La elecciones del 16 de febrero se produjeron con relativa calma a pesar de la crispación progresiva de los últimos años. Se movilizaron aproximadamente unos 34.000 guardias civiles y 17.000 guardias de asalto que garantizaron el orden. Los resultados presentados el día 20, fueron:

Censo de 13.553.710 electores

  • Votantes: 9.864.783 (72%)
  • Frente Popular: 4.654.116 (34,3%)
  • Frente Nacional: 4.503.505 (33,2%)
  • Centro: 400.901 (5,4%)

Los principales partidos conservadores y monárquicos, se aglutinaron como respuesta en el Frente Nacional Contrarrevolucionario, en Cataluña, Frente Catalán de Orden (Front Catalá d'Ordre), liderados por el partido gobernante de la CEDA de José María Gil-Robles, insistían en identificar al Frente Popular como un pacto revolucionario bolchevique que liquidaría a la nación frente a las disputas regionalistas o las influencias de la nueva potencia comunista, la URSS. Sin embargo, un detalle poco importante como las discrepancias de José Antonio Primo de Rivera, líder del pequeño partido Falange Española, con Gil-Robles, será importante posteriormente.

En mayo Manuel Azaña es elegido presidente de la República, pero el PSOE con la oposición del socialista Francisco Largo Caballero, no se une al gobierno a pesar de que lo apoya tímidamente, pero aumenta el conflicto y el extremismo de su discurso, poniendo contra la pared al gobierno formado por los partidos republicanos entre los extremistas más conservadores y los más izquierdistas.

Los escaños se repartirían de la siguiente forma, por parte del Frente Popular:

  • PSOE: 88 diputados
  • IR: 79 diputados
  • UR: 34 diputados
  • ERC: 22 diputados
  • PCE: 14 diputados
  • Acció Catalana: 5 diputados
  • ORGA: 3 diputados
  • Partido Galleguista: 3 diputados
  • POUM: 1 diputado
  • Otros: 14 diputados

Por parte del Frente Nacional Contrarrevolucionario:

Partidos de centro:

Habría que destacar el gran éxito de los comunistas del PCE con su primer diputado por Málaga tras las elecciones en 1933, ahora contaba con un gran protagonismo en el Frente Popular y la debacle del Partido Radical del republicano Alejandro Lerroux por el escándalo del estraperlo.

El triunfo electoral del Frente Popular, a pesar de que tuvo un escaso margen, gozó de una gran repercusión en España y en gran parte de Europa.




 
 
Créé avec Créer un site
Créer un site gratuitement